En el Resguardo Arhuaco  de la Sierra Nevada de Santa Marta, se produce una autentica panela orgánica. Para su elaboración  se utiliza  caña nativa cultivada bajo normas tradicionales desde la siembra hasta la cosecha

Entre los manejos más significativos está el abonado con material orgánico y la siembra y cosecha según las fases lunares, así mismo en cada fase, se realiza saneamiento espiritual como forma de agradecimiento a la tierra 

Una vez cosechada, la caña es molida en trapiches artesanales, generalmente hechos de madera, para no contaminar el jugo con oxido e impurezas del metal

Obtenido el jugo, este es llevado a cocción en hornos especializados fabricados con barro.  Durante la cocción del jugo, se adiciona una serie de plantas para limpiar los restos de suciedad. Luego de 8 a 10 horas de hervor a fuego lento, el jugo se ha  reducido a miel y es aquí donde se determina el  punto exacto para la elaboración de la panela en polvo, en este caso o panela en bloques.

Posteriormente la miel es retirada y depositada en recipientes de madera,  allí es  batida hasta que mágicamente aparece la panela en polvo. Los procesos siguientes de empacado son manejados con total cuidado para conservar su pureza, la higiene e inocuidad del producto final

 PENSAMIENTO DEL HOMBRE » KUNSAMUNU CHEYRWA«   Los indígenas Arhuacos son profundamente espirituales y respetuosos con las leyes de la naturaleza, así los enseñaron los abuelos y a ellos los suyos. En el diario vivir del indígena Arhuaco, cada roca, árbol, ríos o cerro tiene un significado. Todos los elemento del entorno tienen mensajes y estos Continue Reading →

La explicación de los inicios de la mochila como prenda y elemento estructural de la cultura Arhuaca, aparece explicado  en mitos, leyendas y saberes que circulan por generaciones en la comunidad indígena Arhuaca. Estos saberes son transmitidos por las autoridades espirituales y sabedores «Mamos», que a su vez lo han aprendido de sus mayores

 

La elaboración de la mochila es una actividad  que diferencia  en tiempo y espacio  hombres y mujeres de la etnia Arhuaca. Simbólicamente tejer, es un acto ritual a cargo de las mujeres, y en ellas más que un tejido elaborado con las manos, se plasman sus vivencias, pesares y alegrías. De esta manera una mochila es el símbolo de la vida y de su origen

 

El proceso de elaboración comprende una parte espiritual y una parte de trabajo manual. El trabajo espiritual consiste en la obtención de un  permiso que entrega el Mamo cuando la niña empieza a ver y a practicar el tejido siguiendo el ejemplo de la madre. Cuando las niñas están en este proceso se habla de un aprendizaje de vida, porque tejer mochila significa vida,“hacer vida”

 

Una vez realizado los rituales las niñas pueden empezar a hacer los dibujos guiadas por la mama. El trabajo manual comprende una serie de etapas

1) La esquila de las ovejas, trabajo realizado tanto por hombre como por las mujeres

2) Lavado y secado de la lana, se hace para mejorar la manejabilidad de la lana

3) Escarmenado, que corresponde a la separación de las fibras para seleccionar la lana de mejor calidad

4) Hilado, procesos de unión de fibras para crear hilos

5) Corchado, consiste en corchar o unir dos hilos el cual será utilizado para tejer

 

De esta manera, tejer una mochila,  constituyen actos formadoras de comunidad y constituyen una riqueza invaluable para el bienestar y la cohesión social de la cultura

 

Los indígenas Arhuacos consideran que la Sierra Nevada de Santa Marta es el corazón del mundo. Según sus creencias, el equilibrio de esta tierra sagrada se consigue con ofrendas y rituales para agradecer por lo que ella les provee

 

Esto lo realizan a través de un «bautizo» con el que se pide permiso a los dueños espirituales para sembrar y consumir alimentos para fortalecer el cuerpo y el espíritu

Así lo relata Juan Carlos Durán, cuyo nombre dentro de la comunidad es Bunchanawin y es egresado de zootecnia de la Universidad Nacional de Colombia

 

Él, junto con varios integrantes del pueblo, fundaron la organización Despensa de la Sierra, un proyecto a través del cual cultivan, transforman, generan valor agregado y venden alimentos como café, panela, cacao, chocolate, miel y polen.

 

Todos ellos son producidos bajo prácticas milenarias de la comunidad. “En la Sierra se producen muchas cosas porque la tierra lo permite. Es una gran montaña que tiene todos los pisos térmicos, todos los climas, entonces permite producir muchas cosas”, indica Durán

Este parque, uno de los más extensos de Colombia, es productora por excelencia de café, gracias al esquema de producción amigable con el medio ambiente, en pisos por encima de los 1600 metros sobre el nivel del mar

 

El polen y la miel son extraídos de colmenas que cría la población arhuaca por medio de la apicultura. El cacao y la panela hacen parte de la alacena de alimentos que la comunidad desarrolla en sus tierras

 

El representante de esta organización añadió que “básicamente durante el proceso tenemos un bajo consumo de energía y de agua; sin tala, sin quema, sin contaminación de los ríos. Tampoco utilizamos herbicidas ni fungicidas. Trabajamos en comunidad buscando un bien común”.

Desde su perspectiva, son amplios los beneficios para la salud, ya que se obtienen alimentos sanos y naturales; sin elementos que puedan generar enfermedades, alergias ni intoxicaciones. Gracias a las plataformas digitales, dichos productos llegan a toda Colombia.

 

Por: Alicia Pepe