Estigma de la hoja de coca

Estas son dos de las historias que se pueden contar alrededor de la hoja de coca, la de árbol sagrado para los pueblos ancestrales y la de hojas de sangre para otras culturas.

La planta de coca (Erythroxylum coca) es un árbol místico en las culturas indígenas desde épocas inmemorables. Su cultivo se da esencialmente para uso en rituales espirituales, sembrándola alrededor de una “Kankurwa” que es una casa sagrada o en lugares de gran carga energética donde se realizan pagamentos. Asimismo, con fines medicinales gracias a sus amplias propiedades y para el ritual del poporo, es decir se cultiva para consumo. Lo anterior define y defiende su carácter sagrado.

El proceso de cultivo y  siembra trae un conocimiento milenario que ha sido transmitido por generaciones, para algunos puede ser sencillo colocar una semilla en la tierra, pero más allá, cada acción está estipulada por el orden espiritual. Primero un ritual de agradecimiento a la madre tierra en el momento de la siembra, y otro, para su cosecha, cuidado permanente antes del amanecer, y su recolección hecha por las manos trabajadoras de las mujeres, para ser tostado en piedras sagradas.

Para el pueblo Arhuaco, la planta de Ayu (nombre tradicional Arhuaco) se encuentra presente durante toda la vida, especialmente en los hombres. Al nacer, los abuelos dan la bienvenida al mundo, empleando las hojas como material del ritual. Los hombres, al cumplir los 18 años, reciben un permiso espiritual para masticar la hoja y hacer uso del poporo, este, se da como una manera simbólica de recibir mayores responsabilidades en la vida y como una importante manifestación de la cultura pues el acto de “poporear” se relaciona directamente con la reflexión.

Por otro lado y debido a los usos inadecuados que le ha dado la población No indígena, se ha acentuado el deterioro de los ecosistemas de la Sierra Nevada de Santa Marta y la tala de sus bosques, hasta 1.200 hectáreas se reportaron para el año 2004 al interior de este territorio sagrado. Además de la deforestación, desplazamiento, conflictos socioambientales, enfrentó a una de las regiones con alto grado de endemismos de Colombia, a fumigaciones con herbicidas como el glifosato, con todas las consecuencias ambientales y de salud pública que esto ha implicado. Todo esto ha generado pérdidas ambientales irreparables y daños a la salud de las comunidades indígenas, que han sido silenciados, encubiertos y ocultados de la luz pública. No fue hasta el 2013 a través de un fallo del Consejo de Estado el gobierno nacional suspendió las fumigaciones como principio de Precaución frente a la aspersión de glifosato en los Parques Naturales.

Estas historias deben narrarse y conocerse, unas para que trasciendan los estigmas y resignifiquen concepciones y otras para que no se siga perpetuando de manera sistemática, esas formas silenciosas de acabar con tradiciones milenarias.

Colombia es resaltada a nivel internacional por su extraordinaria biodiversidad de tipo biológica, cultural y social. En muchas de las áreas protegidas de nuestro país existe además de la diversidad ambiental diversidad cultural, al ser habitadas por grupos indígenas y afro descendientes para quienes el territorio es parte esencial de su cultura, y de la pervivencia de sus expresiones culturales. En las comunidades indígenas esta relación está fundamentada en la cosmovisión indígena, determinada por el respeto a la tierra, a quien llaman “Madre”.

En este sentido, La Sierra Nevada de Santa Marta (SNSM), localizada al norte de Colombia, descrita como la montaña costera más alta del mundo (5.775 m.s.n.m), hace parte del   sistema de áreas protegidas del país, por sus características biofísicas. Fue declarada por la UNESCO, en 1979, como “Reserva del Hombre y la Biosfera” lo cual que debe tener una adecuada conservación del medio ambiente, y promover la investigación científica y el desarrollo sostenible. Este sistema montañoso es habitado por cuatro pueblos indígenas: Arhuacos, Koguis, Kankwamos y Wiwas para quienes la SNSM es un territorio sagrado, considerado por ellos “El corazón del mundo”, al que se debe preservar y mantener en armonía.

Dentro de las características sobresalientes de la SNSM, destaca la presencia de 3 picos nevados como principal reserva hídrica para los departamentos de Cesar, Guajira y Magdalena; es un área importante para endemismos de Colombia y el mundo; ha sido, además considerado como uno de los ecosistemas más “irremplazables” en el mundo con el mayor número de especies en vía de extinción. No obstante, a pesar de la presencia de estas y otras figuras jurídicas por décadas la SNSM ha sido sobreexplotada y alterado su equilibrio natural con pérdidas importantes en  su cobertura vegetal nativa, su biodiversidad y caudal de aguas.

Es en este sentido y en aras de buscar soluciones sostenibles y de conservación de este importante territorio es que el proyecto Swaka, Centro de enseñanza, desarrolla prácticas agrosostenibles, recupera especies vegetales en vía de extinción y enseña a propios y extraños el valor de conservar el corazón del mundo.

 

Los indígenas Arhuacos consideran que la Sierra Nevada de Santa Marta es el corazón del mundo. Según sus creencias, el equilibrio de esta tierra sagrada se consigue con ofrendas y rituales para agradecer por lo que ella les provee

 

Esto lo realizan a través de un «bautizo» con el que se pide permiso a los dueños espirituales para sembrar y consumir alimentos para fortalecer el cuerpo y el espíritu

Así lo relata Juan Carlos Durán, cuyo nombre dentro de la comunidad es Bunchanawin y es egresado de zootecnia de la Universidad Nacional de Colombia

 

Él, junto con varios integrantes del pueblo, fundaron la organización Despensa de la Sierra, un proyecto a través del cual cultivan, transforman, generan valor agregado y venden alimentos como café, panela, cacao, chocolate, miel y polen.

 

Todos ellos son producidos bajo prácticas milenarias de la comunidad. “En la Sierra se producen muchas cosas porque la tierra lo permite. Es una gran montaña que tiene todos los pisos térmicos, todos los climas, entonces permite producir muchas cosas”, indica Durán

Este parque, uno de los más extensos de Colombia, es productora por excelencia de café, gracias al esquema de producción amigable con el medio ambiente, en pisos por encima de los 1600 metros sobre el nivel del mar

 

El polen y la miel son extraídos de colmenas que cría la población arhuaca por medio de la apicultura. El cacao y la panela hacen parte de la alacena de alimentos que la comunidad desarrolla en sus tierras

 

El representante de esta organización añadió que “básicamente durante el proceso tenemos un bajo consumo de energía y de agua; sin tala, sin quema, sin contaminación de los ríos. Tampoco utilizamos herbicidas ni fungicidas. Trabajamos en comunidad buscando un bien común”.

Desde su perspectiva, son amplios los beneficios para la salud, ya que se obtienen alimentos sanos y naturales; sin elementos que puedan generar enfermedades, alergias ni intoxicaciones. Gracias a las plataformas digitales, dichos productos llegan a toda Colombia.

 

Por: Alicia Pepe

Unos 600 habitantes de la comunidad Jimain, resguardo indígena arhuaco entre los municipios de Pueblo Bello y Valledupar (Cesar), se han beneficiado de la investigación científica de dos de sus miembros, quienes adelantan un proyecto de agro-acuicultura integrada para enfrentar la desnutrición de una parte de esa población de la Sierra Nevada de Santa Marta

.Los estanques de la Vida

Créditos: UNPERIÓDICO

Producido naturalmente en el resguardo indígena Arhuaco de la Sierra Nevada de Santa Marta.
La madre tierra nos proporciona alimentos sólo con su bondad sin adición química ni alteración del entorno, Este producto es una ofrenda de la tierra sagrada

Miel de Abejas Silvestre
Miel silvestre de flores de milenarios bosques de la Sierra Nevada de Santa Marta, extraída y manejada para conservar su pureza y sus componentes nutricionales y alimenticios como los probióticos presente en mieles producidas en zonas sin ninguna clase de contaminación, como nuestros territorios.
Miel Origen Resguardo Arhuaco

Panela en polvo
Panela producida por familias Arhuacas en la Sierra Nevada de Santa Marta, bajo normas tradicionales para dar una panela en polvo de altísima pureza y libre de contaminación
Panela origen Resguardo Arhuaco

Café origen Sierra.
Cultivado y beneficiado por familias Arhuacas en la Sierra Nevada de Santa Marta, bajo normas tradicionales para dar un café de altísima pureza y libre de contaminación. Tostado y molido en una región bendecida por el universo.
Café Origen Resguardo Arhuaco

Ayu

Hojas del árbol sagrado de las culturas ancestrales de la Sierra Nevada de Santa Marta, cultivado bajo rituales milenarios que la hacen una planta llena de poder Ideal para tés y bebidas curativas y anti estrés.
Ayu origen Resguardo Arhuaco

Despensa de la Sierra, Tradicionalmente Natural Compartir alimentos producidos bajo normas indígenas en las comunidades de Jewrwa y Morotwa en el resguardo Arhuaco de la Sierra Nevada de Santa Marta. En miles de años como indígenas hemos cuidado y protegido la Sierra Nevada de Santa Marta como nuestra madre de la cual nos alimentamos. Ella Continue Reading →

Simbolismo: Kun zachu

Este dibujo simboliza las hojas y representa la igualdad y la naturaleza

Es un principio Arhuaco considerar que todos los seres humanos son hijos de la tierra y todo lo que en ella existe da vida y sustento, la tierra es la madre y en consecuencia, los árboles y todas las plantas y animales son sus hijos.

Cuando se hace una mochila en con es dibujo, se representa la mata de ayu (coca) que es el árbol sagrado de la cultura y está presente en la visión de mundo, como una planta armonizadora. La mata de Ayu está en el centro de la tradición Arhuaca, los abuelos dicen que desde la ley de origen se dejó para cuidar el mundo. Dentro del ordenamiento espiritual es necesario una serie de rituales y permisos para poder sembrarla, cosecharla, tostar y utilizarla.

La hoja de Ayu es símbolo de igualdad y está representada en este dibujo sagrado que relaciona y conecta con la naturaleza.

Nuestros productos agrícolas, pecuarios y artesanales son producidos exclusivamente en la comunidad indígena Arhuaca de la Sierra Nevada de Santa Marta. Las normas Indígenas tradicionales de producción no siguen ningún protocolo para certificación, diferente al respeto a la relación íntima con la tierra y la naturaleza.
Cada acto o proceso está basado y concebido para la permanencia de todos los seres, una alimentación para el cuerpo y el espíritu y la armonía de la humanidad.
En Despensa de la Sierra estamos organizados para producir y comercializar los productos que tenemos en la comunidad.

Miel de Abejas Silvestre
Miel silvestre de flores de milenarios bosques de la Sierra Nevada de Santa Marta, extraída y manejada para conservar su pureza y sus componentes nutricionales y alimenticios como los probióticos presente en mieles producidas en zonas sin ninguna clase de contaminación, como nuestros territorios.

Café de origen
Cultivado y beneficiado por familias Arhuacas en la Sierra Nevada de Santa Marta, bajo normas tradicionales para dar un café de altísima pureza y libre de contaminación. Tostado y molido en una región bendecida por el universo.

Chocolate oscuro, el mejor del mundo

Ayu
Hojas de coca, árbol sagrado de la sierra Nevada de Santa Marta Ideal para tés y bebidas curativas y anti estrés.

Panela orgánica en polvo
Producida por familias Arhuacas en la Sierra Nevada de Santa Marta, bajo normas tradicionales para dar una panela de altísima pureza y libre de contaminación.

Mochilas Arhuacas
Directamente desde la Sierra traemos las mejores mochilas, hechas con sentido cultural, para cuando te lleves una, no lleves solamente una prenda, te lleves una historia.